ES/EN
Fernanda
19.07.22
Monterrey, México
Hace dos años empacamos nuestra vida en Ciudad de México para mudarnos a Monterrey. Durante los primeros meses de la pandemia nos sentimos aislados, con demasiada incertidumbre. En un abrir y cerrar de ojos tomamos esa decisión para estar más cerca de la familia. Me comprometí a adaptarme y a adoptar la nueva casa, la nueva ciudad. No he querido pensar en lo que dejé, ni he querido regresar de visita.